domingo, 13 de agosto de 2017

RECOMENDACIONES PARA TENER BUENOS HÁBITOS DEL SUEÑO

Realizado por:
Lic. Rosario Guevara.
Especialista en Psicología Clínica. U.C.V.
Caracas – Venezuela.
© Copyright.


RECOMENDACIONES PARA TENER BUENOS HÁBITOS DEL SUEÑO

El sueño es un acto fundamental y necesario para cualquier ser humano, permite tener una actividad reparadora o restauradora desde lo físico hasta lo mental.  Debe ser de descanso y que conlleve a tener las energías, para poder ejecutar las actividades de la vida diaria.  En el caso de los (as) niños (as) les corresponden dormir hasta diez horas, considerando que su proceso de maduración cerebral se va desarrollando.  En el caso de los adultos, tienen que dormir ocho horas aproximadamente.

Antes de sugerirles algunas Recomendaciones, les daré a conocer qué son los Trastornos del Sueño – Vigilia.  Para ello les haré referencia a lo considerado por la Asociación Americana de Psiquiatría, Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM 5. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2013.  Recuerde que éstos Trastornos solamente pueden ser Diagnosticados por los Especialistas en Salud Mental, como son los (as) Psicólogos (as) y Psiquiatras.

Los Trastornos del Sueño - Vigilia, según el DSM-V son:
“Trastorno de insomnio

A. Predominante insatisfacción por la cantidad o la calidad del sueño, asociada a uno (o más) de los síntomas siguientes:

1. Dificultad para iniciar el sueño. (En niños, esto se puede poner de manifiesto por la dificultad para iniciar el sueño sin la intervención del cuidador).
2. Dificultad para mantener el sueño, que se caracteriza por despertares frecuentes o problemas para volver a conciliar el sueño después de despertar. (En niños, esto se puede poner de manifiesto por la dificultad para volver a conciliar el sueño sin la intervención del cuidador.)
3. Despertar pronto por la mañana con incapacidad para volver a dormir.

B. La alteración del sueño causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral, educativo, académico, del comportamiento u otras áreas importantes del funcionamiento.

C. La dificultad del sueño se produce al menos tres noches a la semana.

D. La dificultad del sueño está presente durante un mínimo de tres meses.

E. La dificultad del sueño se produce a pesar de las condiciones favorables para dormir.

F. El insomnio no se explica mejor por otro trastorno del sueño-vigilia y no se produce exclusivamente en el curso de otro trastorno del sueño-vigilia (p. ej., narcolepsia, un trastorno del sueño relacionado con la respiración, un trastorno del ritmo circadiano de sueño-vigilia, una parasomnia).

G. El insomnio no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento).

H. La coexistencia de trastornos mentales y afecciones médicas no explica adecuadamente la presencia predominante de insomnio.

Especificar si:
Con trastorno mental concurrente no relacionado con el sueño, incluidos los trastornos por consumo de sustancias
Con otra afección médica concurrente
Con otro trastorno del sueño

Especificar si:
Episódico: Los síntomas duran como mínimo un mes pero menos de tres meses.
Persistente: Los síntomas duran tres meses o más.
Recurrente: Dos (o más) episodios en el plazo de un año.
Nota: El insomnio agudo y de corta duración (es decir, síntomas que duran menos de tres meses pero que, por otro lado, cumplen todos los criterios respecto a la frecuencia, intensidad, malestar y/o alteración) se codificará como otro trastorno de insomnio especificado.”

“Trastorno de hipersomnia

A. El individuo refiere somnolencia excesiva (hipersomnia) a pesar de haber dormido durante un período principal que dura al menos siete horas, con uno o más de los síntomas siguientes:

1. Períodos recurrentes de sueño o de caerse de sueño en el mismo día.
2. Un episodio principal de sueño prolongado de más de nueve horas diarias que no es reparador (en decir, no descansa).
3. Dificultad para estar totalmente despierto después de un despertar brusco.

B. La hipersomnia se produce al menos tres veces a la semana durante un mínimo de tres meses.

C. La hipersomnia se acompaña de malestar significativo o deterioro en lo cognitivo, social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

D. La hipersomnia no se explica mejor por otro trastorno del sueño y no se produce exclusivamente en el curso de otro trastorno del sueño (p. ej., narcolepsia, trastorno del sueño relacionado con la respiración, trastorno del ritmo circadiano de sueño-vigilia o una parasomnia).

E. La hipersomnia no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento).

F. La coexistencia de trastornos mentales y médicos no explica adecuadamente la presencia predominante de hipersomnia.

Especificar si:
Con trastorno mental, incluidos trastornos por consumo de sustancias
Con afección médica
Con otro trastorno del sueño

Especificar si:
Agudo: Duración inferior a un mes.
Subagudo: Duración de 1–3 meses.
Persistente: Duración superior a tres meses.

 Especificar la gravedad actual:

Especificar la gravedad basándose en el grado de dificultad para mantener la alerta durante el día como se pone de manifiesto por la aparición de múltiples accesos de sueño irresistible en un mismo día que se producen, por ejemplo, cuando se está sentado, conduciendo, de visita con amigos o trabajando.
Leve: Dificultad para mantener la alerta durante el día, 1–2 días/semana.
Moderado: Dificultad para mantener la alerta durante el día, 3–4 días/semana.
Grave: Dificultad para mantener la alerta durante el día, 5–7 días/semana.”

“Narcolepsia

A. Períodos recurrentes de necesidad irrefrenable de dormir, de abandonarse al sueño o de echar una siesta que se producen en un mismo día. Estos episodios se han de haber producido al menos tres veces por semana durante los últimos tres meses.

B. Presencia de al menos una de las características siguientes:

1. Episodios de cataplejía, definida por (a) o (b), que se producen como mínimo algunas veces al mes:

a. En los individuos con enfermedad de larga duración, episodios breves (segundos o minutos) de pérdida brusca bilateral del tono muscular con conservación de la consciencia que se desencadenan con la risa o las bromas.
b. En los niños o en otros individuos en los seis meses posteriores al inicio, episodios espontáneos de muecas o de abrir la boca y sacar la lengua, o hipotonía general sin un desencadenante emocional evidente.

2. Deficiencia de hipocretina, según el valor de inmunorreactividad de hipocretina-1 en el líquido cefalorraquídeo (LCR) (inferior o igual a un tercio del valor en individuos sanos analizados con la misma prueba, o inferior o igual a 110 pg/ml).  La concentración baja de hipocretina-1 en el LCR no se ha de observar en el contexto de lesión, inflamación o infección cerebral aguda.

3. Polisomnografía nocturna con latencia del sueño REM (movimientos oculares rápidos) inferior o igual a 15 minutos, o una prueba de latencia múltiple del sueño con un valor medio inferior o igual a 8 minutos y dos o más períodos REM al inicio del sueño.

Especificar la gravedad actual:
Leve: Cataplejía poco frecuente (menos de una a la semana), necesidad de siestas sólo una o dos veces al día, y menos alteración del sueño nocturno.
Moderado: Cataplejía una vez al día o cada pocos días, alteración del sueño nocturno y necesidad de múltiples siestas al día.
Grave: Cataplejía resistente a los fármacos con múltiples accesos diarios, somnolencia casi constante y alteración del sueño nocturno (es decir, movimientos, insomnio y sueños vívidos).”

Trastornos del sueño relacionados con la respiración:

“Apnea e hipopnea obstructiva del sueño

A. Puede ser (1) o (2):

1. Signos en la polisomnografía de al menos cinco apneas o hipopneas obstructivas por hora de sueño y uno u otro de los síntomas del sueño siguientes:
a. Alteraciones nocturnas de la respiración: ronquidos, resoplidos/jadeo o pausas respiratorias durante el sueño.
b. Somnolencia diurna, fatiga o sueño no reparador a pesar de las condiciones suficientes para dormir que no se explica mejor por otro trastorno mental (incluido un trastorno del sueño) y que no se puede atribuir a otra afección médica.
2. Signos en la polisomnografía de 15 o más apneas y/o hipopneas obstructivas por hora de sueño con independencia de los síntomas acompañantes.

Especificar la gravedad actual:
Leve: El índice de apnea-hipopnea es inferior a 15.
Moderado: El índice de apnea-hipopnea es de 15–30.
Grave: El índice de apnea-hipopnea es superior a 30.”
“Apnea central del sueño:

A. Signos en la polisomnografía de cinco o más apneas centrales por hora de sueño.
B. El trastorno no se explica mejor por otro trastorno del sueño actual.

Especificar si:
Apnea central del sueño idiopática: Se caracteriza por la presencia de episodios repetidos de apnea e hipopnea durante el sueño causada por la variabilidad del esfuerzo respiratorio pero sin signos de obstrucción de las vías respiratorias.
Respiración de Cheyne-Stokes: Patrón de variación periódica de aumento-disminución del volumen corriente que da lugar a apneas e hipopneas centrales con una frecuencia de al menos cinco episodios por hora, acompañados de despertar frecuente.
Apnea central del sueño con consumo concurrente de opiáceos: La patogenia de este subtipo se atribuye a los efectos de los opiáceos en los generadores del ritmo respiratorio en el bulbo raquídeo así como en los efectos diferenciales en el impulso respiratorio hipóxico o hipercápnico.

Especificar la gravedad actual:

La gravedad de la apnea central del sueño se clasifica según la frecuencia de las alteraciones de la respiración así como el grado de desaturación de oxígeno asociada y la fragmentación del sueño que se produce a consecuencia de las alteraciones respiratorias repetitivas.”

“Hipoventilación relacionada con el sueño:

A. La polisomnografía pone de manifiesto episodios de disminución de la respiración asociados a una elevación de la concentración de CO2. (Nota: En ausencia de una medida objetiva del CO2, la concentración baja persistente de la saturación de oxígeno en la hemoglobina no asociada a episodios apneicos/hipopneicos puede indicar la presencia de hipoventilación.)

B. El trastorno no se explica mejor por otro trastorno actual del sueño.

Especificar si:

Hipoventilación idiopática: Este subtipo no se puede atribuir a una afección rápidamente identificada.
Hipoventilación alveolar central congénita:
Este subtipo es un raro trastorno congénito en el que típicamente el individuo presenta, en el período perinatal, respiración superficial, o cianosis y apnea durante el sueño.
Hipoventilación concurrente relacionada con el sueño: Este subtipo se produce como consecuencia de una afección médica, como un trastorno pulmonar (p. ej., enfermedad pulmonar intersticial, enfermedad pulmonar obstructiva crónica) o un trastorno neuromuscular o de la pared torácica (p. ej., distrofias musculares, síndrome pospoliomielitis, lesión de la médula espinal cervical, cifoescoliosis), o a causa de algún medicamento (p. ej., benzodiacepinas, opiáceos).  También se produce en casos de obesidad (trastorno de hipoventilación por obesidad), en que refleja una combinación de un aumento del trabajo respiratorio debido a la disminución de la actividad de la pared y la incongruencia de la ventilación-perfusión y una reducción del impulso ventilatorio.  Estos individuos suelen caracterizarse por tener un índice de masa corporal superior a 30 e hipercapnia durante la vigilia (con un valor de pCO2 superior a 45), sin otros signos de hipoventilación.

Especificar la gravedad actual:
La gravedad se clasifica según el grado de hipoxemia e hipercapnia presente durante el sueño y los signos de alteración del órgano afectado debida a estas anomalías (p. ej., insuficiencia cardíaca derecha).  La presencia de anomalías en la gasometría durante la vigilia es un indicador de mayor gravedad.”

“Trastornos del ritmo circadiano de sueño-vigilia:

A. Patrón continuo o recurrente de interrupción del sueño que se debe principalmente a una alteración del sistema circadiano o a un alineamiento defectuoso entre el ritmo circadiano endógeno y la sincronización sueño-vigilia necesarios según el entorno físico del individuo o el horario social o profesional del mismo.

B. La interrupción del sueño produce somnolencia excesiva o insomnio, o ambos.

C. La alteración del sueño causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Especificar si:
Tipo de fases de sueño retrasadas: Patrón con retraso de los tiempos de inicio del sueño y de despertar, con incapacidad para dormirse y despertarse a una hora más temprana deseada o convencionalmente aceptable.

Especificar si:
Familiar: Antecedentes familiares de fase de sueño retrasada.

Especificar si:
Superposición a un tipo de sueño-vigilia no ajustado a las 24 horas: El tipo de fases de sueño retrasadas se puede superponer a otro trastorno del ritmo circadiano de sueño-vigilia, el tipo hipernictameral (no ajustado a las 24 horas).

Tipo de fases de sueño avanzada: Patrón con avance de los tiempos de inicio del sueño y de despertar, con incapacidad para continuar despierto o dormido hasta una hora más tardía deseada o convencionalmente aceptable.

Especificar si:
Familiar: Antecedentes familiares de fase de sueño avanzada.

Tipo de sueño-vigilia irregular: Patrón de sueño-vigilia temporalmente desorganizado, de manera que el ritmo de los períodos de sueño y de vigilia es variable a lo largo de las 24 horas.
Tipo de sueño-vigilia no ajustado a las 24 horas: Patrón de ciclos de sueño-vigilia que no se sincroniza con el entorno de 24 horas, con un cambio diario constante (generalmente a horas cada vez más avanzadas) de la hora de inicio del sueño y de despertar.
Tipo asociado a turnos laborales: Insomnio durante el período principal del sueño y/o somnolencia excesiva (incluido sueño inadvertido) durante el período principal de vigilia asociado al horario de trabajo por turnos (es decir, que requieren horas de trabajo no convencionales).
Tipo no especificado

Especificar si:
Episódico: Los síntomas duran como mínimo un mes pero menos de tres meses.
Persistente: Los síntomas duran tres meses o más.
Recurrente: Dos (o más) episodios en el plazo de un año.”
“Parasomnias:

Trastornos del despertar del sueño no REM

A. Episodios recurrentes de despertar incompleto del sueño, que generalmente se producen durante el primer tercio del período principal del sueño, y que van acompañados de una u otra de las siguientes características:

1. Sonambulismo: Episodios repetidos en los que el individuo se levanta de la cama y camina durante el sueño.  Durante el episodio de sonambulismo, el individuo tiene la mirada fija y en blanco; es relativamente insensible a los esfuerzos de otras personas para comunicarse con él y sólo se puede despertar con mucha dificultad.

2. Terrores nocturnos: Episodios recurrentes de despertar brusco con terror, que generalmente comienzan con gritos de pánico. Durante cada episodio, existe un miedo intenso y signos de alerta autónoma, como midriasis, taquicardia, taquipnea y sudoración.  Existe insensibilidad relativa a los esfuerzos de otras personas para consolar al individuo durante los episodios.

B. No se recuerdan los sueños o el recuerdo es mínimo (p. ej., solamente una única escena visual).

C. Amnesia de los episodios está presente.

D. Los episodios causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

E. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento).

F. Los trastornos mentales y médicos coexistentes no explican los episodios de sonambulismo o de terrores nocturnos.”

“Trastorno de pesadillas:

A. Se producen de forma prolongada repetida sueños sumamente disfóricos y que se recuerdan bien, que por lo general implican esfuerzos para evitar amenazas contra la vida, la seguridad o la integridad física y que acostumbran a suceder durante la segunda mitad del período principal de sueño.

B. Al despertar de los sueños disfóricos, el individuo rápidamente se orienta y está alerta.

C. La alteración del sueño causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

D. Las pesadillas no se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento).

E. La coexistencia de trastornos mentales y médicos no explica adecuadamente la presencia predominante de sueños disfóricos.

Especificar si:
Durante el inicio del sueño

Especificar si:
Con trastorno asociado no relacionado con el sueño, incluidos los trastornos por consumo de sustancias

Con otra afección médica asociada

Con otro trastorno del sueño asociado

Especificar si:
Agudo: La duración del período de pesadillas es de un mes o menos.
Subagudo: La duración del período de pesadillas es superior a un mes pero inferior a seis meses.
Persistente: La duración del período de pesadillas es de seis meses o más.

Especificar la gravedad actual:
La gravedad se puede clasificar por la frecuencia con que suceden las pesadillas:
Leve: Menos de un episodio por semana, en promedio.
Moderado: Uno o más episodios por semana pero no cada noche.
Grave: Los episodios se producen todas las noches.”

“Trastorno del comportamiento del sueño REM

A. Episodios repetidos de despertar durante el sueño asociados a vocalización y/o comportamientos motores complejos.

B. Estos comportamientos se producen durante el sueño REM (movimientos oculares rápidos) y, por lo tanto, suelen aparecer más de 90 minutos después del inicio del sueño, son más frecuentes durante las partes más tardías del período de sueño y rara vez ocurren durante las siestas diurnas.

C. Al despertar de estos episodios, el individuo está totalmente despierto, alerta y no presenta confusión ni desorientación.

D. Una u otra de las características siguientes:

1. Sueño REM sin atonía en la polisomnografía.

2. Antecedentes que sugieren la presencia de un trastorno del comportamiento del sueño REM y un diagnóstico establecido de sinucleinopatía (p. ej., enfermedad de Parkinson, atrofia multisistémica).

E. Los comportamientos causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento (que pueden incluir lesiones a uno mismo o a la pareja).

F. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) u otra afección médica.
G. Los trastornos mentales y médicos coexistentes no explican los episodios.”

“Síndrome de las piernas inquietas

A. Necesidad urgente de mover las piernas, acompañada generalmente o en respuesta a sensaciones incómodas y desagradables en las piernas, que se caracteriza por todas las circunstancias siguientes:

1. La necesidad urgente de mover las piernas comienza o empeora durante los períodos de reposo o de inactividad.
2. La necesidad urgente de mover las piernas se alivia parcial o totalmente con el movimiento.
3. La necesidad urgente de mover las piernas es peor por la tarde o por la noche que durante el día, o se produce únicamente por la tarde o por la noche.

B. Los síntomas del Criterio A se producen al menos tres veces por semana y han estado presentes durante un mínimo de tres meses.

C. Los síntomas del Criterio A se acompañan de malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral, educativo, académico, comportamiento, u otras áreas importantes del funcionamiento.

D. Los síntomas del Criterio A no se pueden atribuir a otro trastorno mental o afección médica (p. ej., artritis, edema de las piernas, isquemia periférica, calambres en las piernas) y no se explican mejor por un problema de comportamiento (p. ej., incomodidad postural, golpeteo habitual de los pies).

E. Los síntomas no se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de una droga o un medicamento (p. ej., acatisia).”

“Trastorno del sueño inducido por sustancias/medicamentos:

A. Alteración importante y grave del sueño.

B. Existen pruebas a partir de la historia, la exploración física o los análisis de laboratorio de (1) y (2):

1. Los síntomas del Criterio A aparecen durante o poco después de la intoxicación o después de la abstinencia de una sustancia o después de la exposición a un medicamento.

2. La sustancia/medicamento implicado puede producir los síntomas del Criterio A.

C. La alteración no se explica mejor por un trastorno del sueño no inducido por sustancias/medicamentos. Estas pruebas de un trastorno del sueño independiente pueden incluir lo siguiente: Los síntomas fueron anteriores al inicio del uso de la sustancia/medicamento; los síntomas persisten durante un período importante (p. ej., aproximadamente un mes) después del cese de la abstinencia aguda o la intoxicación grave; o existen otras pruebas que sugieren la existencia de un trastorno del sueño independiente no inducido por sustancias/medicamentos (p. ej., antecedentes de episodios recurrentes no relacionados con sustancias/medicamentos).

D. La alteración no se produce exclusivamente en el curso de un delirio.

E. La alteración causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.”

Especificar si:
Tipo con insomnio: Se caracteriza por la dificultad para conciliar o mantener el sueño, despertares nocturnos frecuentes o sueño no reparador.
Tipo con somnolencia diurna: Se caracteriza por el predominio de somnolencia excesiva/fatiga durante las horas de vigilia o, con menos frecuencia, un período de sueño prolongado.
Tipo con parasomnia: Se caracteriza por la presencia de comportamientos anómalos durante el sueño.
Tipo mixto: Se caracteriza por un problema del sueño inducido por sustancias/medicamentos que se caracteriza por diversos tipos de síntomas del sueño, pero sin predominio claro de ninguno de ellos.”

“Otro trastorno de insomnio especificado:

Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los síntomas característicos de un trastorno de insomnio que causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento, pero que no cumplen todos los criterios del trastornos de insomnio o de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica de los trastornos del sueño-vigilia. La categoría de otro trastorno de insomnio especificado se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por comunicar el motivo específico por el que la presentación no cumple los criterios del trastorno de insomnio o de ningún trastorno del sueño-vigilia específico. Esto se hace registrando “otro trastorno de insomnio especificado” seguido del motivo específico (p. ej., “trastorno de insomnio breve”).

Algunos ejemplos de presentaciones que se pueden especificar utilizando la designación “otro especificado” son los siguientes:

1. Trastorno de insomnio breve: Duración inferior a tres meses.

2. Sueño restringido no reparador: El motivo principal de queja es el sueño no reparador sin otros síntomas del sueño, como dificultad para conciliar o mantener el sueño.”

“Trastorno de insomnio no especificado:

Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los síntomas característicos de un trastorno de insomnio que causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento, pero que no cumplen todos los criterios del trastorno de insomnio o de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica de los trastornos del sueño-vigilia.

La categoría del trastorno de insomnio no especificado se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por no especificar el motivo del incumplimiento de los criterios de un trastorno del sueño-vigilia específico, e incluye presentaciones en las que no hay suficiente información para hacer un diagnóstico más específico.”

“Otro trastorno de hipersomnia:

Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los síntomas característicos de un trastorno de hipersomnia que causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento, pero que no cumplen todos los criterios del trastorno de hipersomnia o de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica de los trastornos del sueño-vigilia.
La categoría de otro trastorno de hipersomnia especificado se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por comunicar el motivo específico por el que la presentación no cumple los criterios del trastorno de hipersomnia o de algún trastorno del sueño-vigilia específico.”

“Trastorno de hipersomnia no especificado:

Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los síntomas característicos de un trastorno de hipersomnia que causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento, pero que no cumplen todos los criterios del trastorno de hipersomnia o de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica de los trastornos del sueño-vigilia.”

“Otro trastorno del sueño-vigilia especificado:

Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los síntomas característicos de un trastorno del sueño-vigilia que causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento, pero que no cumplen todos los criterios de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica de los trastornos del sueño-vigilia y no reúnen las condiciones para un diagnóstico de otro trastorno de insomnio especificado o de otro trastorno de hipersomnia especificado.  La categoría de otro trastorno del sueño-vigilia especificado se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por comunicar el motivo específico por el que la presentación no cumple los criterios de ningún trastorno del sueño-vigilia específico.  Esto se hace registrando “otro trastorno del sueño-vigilia especificado” seguido del motivo específico (p. ej., “despertares repetidos durante el sueño REM sin polisomnografía ni antecedentes de enfermedad de Parkinson u otra sinucleinopatía”).”
   
“Trastorno del sueño-vigilia no especificado:

Esta categoría se aplica a presentaciones en las que predominan los síntomas característicos de un trastorno del sueño-vigilia que causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento, pero que no cumplen todos los criterios de ninguno de los trastornos de la categoría diagnóstica de los trastornos del sueño-vigilia y no reúnen las condiciones para un diagnóstico de trastorno de insomnio no especificado o de trastorno de hipersomnia no especificado. La categoría del trastorno del sueño-vigilia no especificado se utiliza en situaciones en las que el clínico opta por no especificar el motivo del incumplimiento de los criterios de un trastorno del sueño-vigilia específico, e incluye presentaciones en las que no hay suficiente información para hacer un diagnóstico más específico.”

Información tomada de la Asociación Americana de Psiquiatría, Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM 5. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2013.

Teniendo conocimiento de los diferentes tipos y factores que encontramos cuando existen alteraciones del Sueño – Vigilia, les sugiero las siguientes Recomendaciones:

-   Tener una adecuada Higiene del Sueño, lo cual quiere decir que es necesario mantener un sueño de descanso y reparación.  La persona debe reposar y recomponer de nuevo la energía, para poder realizar las actividades del día siguiente.
-       Tener un lugar de dormir que sea cálido y confortable. 
-       Fomentar hábitos del sueño, tener una hora en la que siempre se acueste a dormir, la cual debe ser temprana.
-      Al acostarse colóquese a su hijo (a), una ropa adecuada en la que pueda sentirse cómodo (a).
-     Es importante que cuando la persona ya se encuentre en su hora de dormir y se cambie de ropa, busque de relajarse corporalmente, no piense en situaciones que le produzcan ansiedad e incertidumbre.  El pensar en ellas solo hará que se sienta más preocupado (a), pasen las horas sin conciliar el sueño, no resuelva la problemática y luego ha transcurrido el tiempo, para volverse a despertar.
-    El realizar un deporte que sea de su agrado, eso permitirá disminuir algunas tensiones que se puedan encontrar en el cuerpo.  Hay personas a quienes les agrada practicar yoga y otros ejercicios que induzcan a la relajación corporal.
-       No se acueste sin comer.  También, no cenar a horas que sean demasiada tarde, ni que sean muy pesadas.  Al contrario, debe ser en un adecuado horario y una comida ligera.
-     Si usted va a realizar lo que es llamado una siesta, debe hacerlo en las primeras horas de la tarde y veinte minutos aproximadamente.  Hay maternales (lugares en los cuales donde cuidan a los niños de tempranas edades), en donde todos los niños tienen un tiempo que se establece para la siesta.
-       Si el (la) niño (a) presenta alteración del sueño es necesario ayudarlo (a), bañarlo (a) antes de que se acueste, leerle un cuento, utilizar música que sea de su agrado y le produzca relajación.  Recordar imágenes y pensamientos positivos.
-    Se aprecia que el uso de computadoras, laptop, teléfonos, cualquier dispositivos tecnológicos; han incrementado que los niños y adolescentes pasen muchas horas usando las mismas.  Dejan de dormir y solo por pocas horas es que descansan, conllevando a tener trastornos de sueño - vigilia.
-    Si no tiene sueño debe tratar de mantenerse acostado en su cama e intentar dormirse.
-    Puede realizar técnicas de relajación y respiración, si llega a presentar alguna alteración del sueño.
-      No prenda el televisor ni computadoras para dormirse.  Es un error, lo que hace es producir más alteración y no inducen al sueño.  La persona se queda dormida es por cansancio, no porque realmente le dé sueño.  Es mejor leer y pensar en acontecimiento que le generen tranquilidad.
-       En el caso de enfermedades médicas (por ejemplo: cáncer, artritis, fibromialgia, entre otras), es fundamental que el Médico tratante de la Especialidad en la cual usted es atendido (a), le explique los factores causantes y sugerencias para retomar un buen sueño.
-    También están los casos de trastornos psiquiátricos como son: la depresión, ansiedad, retraso mental, esquizofrenia, entre otras.  En las cuales vemos alteraciones del sueño, siendo conveniente la evaluación Psiquiátrica.  Nunca se auto-medique.  Los fármacos para dormir se deben tomar solamente bajo supervisión médica.   
-      Encontramos trastornos del sueño – vigilia en personas que presentan enfermedades Neurológicas, requiriendo evaluación e indicaciones del Neurólogo.  Muchas veces con un trabajo en conjunto con las Especialidades de Psicología y Psiquiatría.
-    Cuando la persona presenta Narcolepsia es importante que sea evaluada.  Igualmente en los casos de trastornos del sueño relacionados con la respiración, hipoventilación y el ritmo circadiano.  Hay que descartar alteraciones en el aparato respiratorio y cardíaco, requiriendo ser examinada por otros Especialistas.
-      En el caso de existir parasomnias como el sonambulismo y los terrores nocturnos, debemos calmar al niño o adulto que lo manifieste.  La persona experimenta un estado en el cual no se encuentra despierta.  Así, como la necesaria escucha y calma de una persona que presenta pesadillas.
-   No se debe obviar los otros trastornos de sueño - vigilia que se describieron anteriormente (como el trastorno del comportamiento del sueño REM, síndrome de las piernas inquietas, trastorno inducido por sustancias/medicamentos, otros trastornos de insomnio especificado y no especificado, otro trastorno de hipersomnia – especificado y no especificado – y el trastorno del sueño vigilia no especificado.  Como podemos observar existen diferentes trastornos del sueño, que no deben dejar de ser considerados al momento de evaluar y diagnosticar a un paciente.  Para planificar un tratamiento eficiente, que le permita mejorar su desempeño diario y calidad de vida.
-       En el caso de personas que laboran durante la noche, porque ejecutan diferentes actividades laborales, es común encontrar un cambio completo de lo que son sus horas de dormir.  Alterando significativamente su estado físico y realmente un descanso y sueño reparador.
-       Si usted presenta un tipo de trastorno del sueño, es recomendable no dormir durante el día, no hacer siesta.  Hasta que se vuelva a retomar un sueño reparador.
-       En momentos en que existen crisis en una sociedad es común encontrar personas que presenten alteraciones en el sueño.  Posiblemente debido al estrés, ansiedad y preocupaciones por múltiples factores.  Causando en algunos casos trastornos del sueño – vigilia, como los mencionados anteriormente.
-       Cuando se acueste a dormir no piense en las cosas que no pudo realizar en el día que transcurrió, ni en las obligaciones del día de mañana.  Eso pudiera producirle una gran angustia y conllevar al insomnio.  Es fundamental que se relaje y piense que es la hora y el momento para descansar.  Logrará recuperarse, conllevando a realizar mañana las actividades que debe hacer.  Siendo positivo (a) y asertivo (a) que saldrá bien y lo podrá desempeñar de manera eficiente.  Recuerde al acostarse que usted se encuentra en su horario para dormir.
-     Recuerde que su cama es solo para dormir y mantener relaciones sexuales.  No tenga televisores en su cuarto, ni realice actividades laborales en ese lugar, ni ningún otro trabajo.
-    Cuando no se duerme adecuadamente y no hay un descanso, se observa que interfiere en el funcionamiento y las actividades que se necesitan hacer en el día a día.  Existiendo mayor cansancio, poco deseo de hacer las tareas, menor desempeño, irritabilidad que se aprecia en las relaciones interpersonales, entre otras.
-      Cuando la persona presenta algún trastorno del sueño, es común apreciar que está cansada, irritable, con bajo rendimiento intelectual, en la atención y concentración.  Sensación de aturdimiento y de mal humor.  No se encuentra con una adecuada capacidad de: estar alerta, manejar un auto o maquinaria, entre otras.  Manifiesta su deseo de querer dormir, le es necesario descansar.
-       Puede ocurrir que las personas de la tercera edad tiendan a dormirse más durante el día y le cueste hacerlo en la noche.
-       Mantenga un ritmo de vida sana, sin consumo de tóxicos como el café y alcohol.
-      Cuando ya hay un trastorno del sueño es necesario buscar ayuda profesional, con los Especialistas en salud mental.  Acudir con los Psicólogos (as).
-      Siempre hay tiempo para cambiar y mejorar su salud mental y física.  En el caso del sueño, solo hay que modificar hábitos.  Comience desde hoy mismo.

© Copyright.